Bajo este epígrafe se recogen los elementos naturales que caracterizan al territorio, erigidos como condicionantes de las formas (hábitat, modos productivos, etc.) y que se encuentran tan arraigados en la cultura y el saber hacer tradicional de Sierra de Gata.

Estos elementos son susceptibles de modificación y aprovechamiento por la acción antrópica a lo largo del tiempo, sobre la base de los conocimientos adquiridos y las técnicas disponibles en cada momento.

La comarca es un territorio de enorme riqueza natural, caracterizada por la diversidad y complejidad de las formas que, con gran belleza, la madre naturaleza ha moldeado sobre estas tierras para disfrute de sus habitantes.