Nuestra Historia  

    Gracias a quienes nos precedieron, al estudio y conservación, divulgación y trabajos de muchos serragatinos y no, podemos saber de los Idolos de Hernán Pérez, Aras y lápidas romanas a Salama, Juno, Júpiter, Palantico, Toga, deidades prerromanas algunas halladas desde Robledillo a Moraleja, desde Villanueva a Villamiel.

    Ya en el Bronce teníamos a quien festejar y duros trabajos que esperaban vacaciones, cultivos, etc. Que sembrar, pastorear, recolectar, conservar y consumir. Como sucedía en el mundo habitado en general.

    De las fiestas prehistóricas de los romanos, de los ciclos litúrgicos en general estacionales, de sol, tierra, lluvia, fertilidad, cosecha, se pasaron por tamices culturales y religiosos a otras Fiestas. Los montes y ríos adorados dieron paso a santuarios, ermitas, advocaciones; Los héroes míticos, guerreros triunfantes, dieron paso en la Reconquista a S. Miguel, S. Martín, S. Sebastián, Santiago, que recoge nuestra toponimia, cofradías, "pinta el bago" "cata o tei viñu"", "Cierra España".

    El Santoral, que glosaremos brevemente, apunta a veces, la pertenencia a una Orden militar, religiosa, diócesis distintas que dividían nuestra Comarca, San Juan, La Cruz, San Antonio, San Cayetano, llevan al entendido a Alcántara, Temple, Franciscanos, Ciudad-Rodrigo. De estar bajo el patronazgo de Dios Padre (Villanueva de la Sierra) a los Santitos ( de Torrecilla de los Angeles o Santibáñez el Alto) puede uno quedarse con haberse llamado y sido Villanueva del Obispo y los otros más modestos; con que "Cuando Dios quiere, con todos los aires llueve"; con la sencilla creencia y vivencia de "eso se hace, lo que a Dios place", o sabedores de que "cuando Dios no quiere los Santos no pueden";

    En Sierra de Gata, comparativamente con Comarcas próximas y de similares recursos, contó con un número muy amplio de parroquias, conventos de frailes y monjas, a parte de cofradías, vínculos y demás organizaciones, fundaciones y fondos, que atendían unos y otros, y tal vez fue causa de cierta inflación en devociones, advocaciones, novenas, etc,... que encenderían la piedad de muchos, frenarían y harían seleccionar otros (" Rogar a Dios por Santos, pero no por tantos"), fomentarían alguna heterodoxia e incluso rivalidad entre pueblos y devotos (" A tuerto o a derecho, ayuda Dios a los nuestros") y han demostrado tiempo, cultura, laicismo, excesos o prevenciones, que se han perdido o rebajado muchos fervores y devociones, que siempre es perder.

    Nadie culto negará el valor de lo religioso, en hombres y pueblos todos. Tan malo será negar lo mucho que aportó a Sierra de Gata la Iglesia, no sólo en el aspecto espiritual, como dárselas de laico, aconfesional, timado y manipulado haciendo dogma que "la mucha cera, quema la Iglesia", sino también rechazando todo el aporte patrimonial y cultural, que es parte nuestra y hemos de cuidar y transmitir, "so" capa de progre y anticlerical, hablando de "boca de fraile, y de que "capa negra y cofradía, no puede ser cada día.








* No es necesario selecionar los dos datos